domingo, 31 de agosto de 2014

Jamaica Inn (Posada Jamaica) – 1939


Argumento: Mary (Maureen O’Hara), una joven huérfana, llega a un pueblo costero para vivir con su tía Patience (Marie Ney) y el marido de ésta, Joss Merlyn (Leslie Banks) en la Posada Jamaica que ambos administran. El lugar es bastante hostil, y Mary no tarda en descubrir que Joss lidera una banda que provoca naufragios para saquear barcos. Tras salvar de la horca a Traherne (Robert Newton), un miembro de la banda, ambos huyen hasta la casa del juez de paz local, Sir Humphrey Pengallan (Charles Laughton), ignorando que éste es en realidad el cerebro de la banda criminal. Después de que los tíos de Mary resultan muertos y de que Traherne se revela como un agente de la ley, Pengallan rapta a Mary con intención de fugarse con ella a Francia. Finalmente, acorralado por los hombres de Traherne, Pengallan se suicida y Mary es rescatada.-

¿Qué decir sobre Jamaica Inn que no sea demasiado severo? Bueno, digamos que si es verdad que cada película tiene su público, no imagino cuál podría ser el de esta… Simplemente es aburrida y, como cierre de la etapa británica de Mr. Hitchcock, no es representativa de su trayectoria hasta aquí.-

Como aspectos positivos, puedo rescatar la escena inicial, que muestra el naufragio y
saqueo de una embarcación. La misma es una combinación de uso de miniaturas y de la construcción de un escenario en escala real, todo ello de una calidad excelente incluso para el espectador moderno. El resultado es una escena emocionante que nos pone en situación inmediatamente: esta banda provoca los naufragios y luego asesina a sangre fría a los sobrevivientes a la vez que saquea las riquezas que se transportaban. Con buen criterio, Mr. Hitchcock opta por no mostrar el asesinato del último sobreviviente, el cual sucede fuera de cuadro y que adivinamos por el grito de la víctima y por el regreso del homicida, quien limpia la sangre de su cuchillo mientras silba una tonada. Esta cualidad “musical” se convertirá en la marca distintiva de este personaje.-

El segundo aspecto destacable es el diseño de producción, sobre todo en los exteriores y en la posada de los Merlyn. Y finalmente, me parecen notables las actuaciones de Leslie Banks, en el rol del tío de Mary y de Wylie Watson, como Salvation, uno de los integrantes de la banda. Ambos actores son antiguos conocidos para los seguidores de Mr. Hitchcock por sus participaciones en dos clásicos de la etapa británica: Banks es el padre de la niña secuestrada en The man who knew too much (El hombre que sabía demasiado), de 1934 y Watson es el prodigioso Mr. Memory de The thirty – nine steps (Treinta y nueve escalones). Les recomiendo que les presten particular atención: están caracterizados (al igual que el resto del elenco) y prácticamente irreconocibles.-

Del lado negativo, encuentro que las actuaciones de los actores principales (Charles Laughton, Maureen O’Hara y Robert Newton) no son todo lo cautivantes que deberían ser… Al menos, no me resultan efectivas. Laughton está muy bien en su segunda colaboración con Mr. Hitchcock en The Paradine case (El proceso Paradine, Agonía de amor), pero aquí ofrece lo que en mi opinión es más una caricatura que una caracterización del excéntrico y desequilibrado juez de paz local/cabecilla de la banda de saqueadores. En cuanto a O’Hara y Newton, no producen las chispas suficientes entre sí ni con el espectador… Y por sobre todas las cosas, vuelvo decir: si tuviera que elegir una palabra para calificar esta película, lamentablemente, diría que es aburrida…

En Jamaica Inn Mr. Hitchcock no hizo su cameo y para el año siguiente ya estaría instalado en Hollywood con su familia, contratado por David O. Selznick. En la próxima entrada recorreremos Rebecca (Rebeca, una mujer inolvidable), la primera colaboración entre el director y el productor.-

Esta película fue editada en Argentina en un DVD de precio accesible, que incluye The farmer’s wife, con buena calidad de imagen y sonido, y subtítulos correctos pero… en un determinado punto presenta un salto, de modo tal que pasamos de la escena que transcurre en casa de Pengallan, después de que Mary y Traherne huyeran de los saqueadores a la que se desarrolla en el interior de la posada, cuando Mary y sus tíos ya saben que Traherne es un agente de la ley. Por lo menos mi ejemplar presenta esa falla, y la descubrí demasiado tarde y a muchos kilómetros de la tienda en la que lo compré como para reclamar.-

2 comentarios:

  1. Es otra de mis lagunas en la filmografía de Hitchcock y veo que es una de las que te resultan menos atractivas de él. Aunque solo por las luces que ves bien merece un visionado. Desde luego parece una de esas 'rarezas' que se encuentran en las filmografías de los directores y que a veces deparan alguna que otra sorpresa... o no.

    Hay algo que dices que es verdad y bastante interesante a la hora de analizar: cada película tiene su público. Por eso de todas merece la pena sacar o extraer el jugo... o descubrir que es lo que puede enganchar a su público posible...

    Besos
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola querida Hildy! Efectivamente, me resultó menos atractiva que "Número 17", que es una de las más criticadas de su filmografía. Sólo la había visto una vez antes de esta oportunidad, y debo decir que la impresión que me produce no mejoró con el tiempo... Tal vez el problema sea que uno viene con las expectativas muy altas después de lo que venía sucediendo con la filmografía de Mr. Hitchcock desde "Treinta y nueve escalones" en adelante. Por suerte, para la próxima entrega mejoramos en grande con "Rebeca", ¡allí sí que habrá mucho para decir!
      Un beso, Bet.-

      Eliminar