martes, 28 de octubre de 2014

Mr. and Mrs. Smith (Matrimonio original) – 1941

Argumento: David y Ann Smith (Robert Montgomery y Carole Lombard respectivamente) han estado felizmente casados durante tres años… o al menos eso creen hasta que reciben la visita de Harry Deever (Charles Halton), un funcionario que llega para comunicarles que por un error administrativo su matrimonio no es válido. Cuando resulta evidente que David no tiene intenciones de volver a proponerle casamiento, Ann lo expulsa del hogar y decide comenzar una nueva vida. Ahora David deberá ganar el corazón de Ann antes de que lo haga su amigo Jeff (Gene Raymond).-

Esta película es una verdadera rareza dentro de la filmografía de Mr. Hitchcock. Sin bien el humor no es ajeno a su obra, esta es la única comedia “pura” que hará (ello si consideramos que “The trouble with Harry” – Pero ¿quién mató a Harry?, El tercer tiro – es tanto una comedia como un whodunit). Más precisamente se trata de una screwball comedy, un sub – género típicamente hollywoodense que tuvo su apogeo entre los años ’30 y ’40 y se caracteriza por los diálogos rápidos, las situaciones absurdas y porque generalmente trata sobre las relaciones románticas y el matrimonio. Mr. Hitchcock accedió a filmarla a instancias de Carole Lombard –los Hitchcock eran amigos de Lombard y su marido, Clark Gable – pero reconoció en su diálogo con François Truffaut que no comprendía los personajes de la película y que se limitó a filmar las escenas tal y como estaban escritas en el guión.-

El punto central de la película, consistente en la pregunta ¿volvería a elegir a su pareja si tuviera la posibilidad de volver el tiempo atrás? se plantea expresamente en las primeras escenas de la película. Al reconciliarse tras una pelea, Ann pregunta a David si escogería seguir casado con ella si pudiera volver a ser soltero. Él no desea herirla pero, apegado a un compromiso de sinceridad mencionado por Ann un momento antes, admite que optaría por la soltería. En la escena posterior el deseo de David de hace realidad: un funcionario llamado Harry Deever visita a David en su estudio jurídico para comunicarle que su matrimonio no es válido debido a una confusión de límites entre dos estados y para devolverle los dos dólares pagados por la licencia de matrimonio. Mientras David diseña un plan para pasar la noche con Ann engañándola en su buena fe, el Sr. Deever visita a Ann – eran viejos conocidos de la infancia – y la pone al tanto de las novedades. Esta es la base del conflicto que mantendrá a Ann y a David jugando al gato y al ratón durante el resto de la película.-

Conforme a los códigos cinematográficos de la época Ann, secundada por su madre, se preocupa por conservar su honra y por interrumpir la vida conyugal con David hasta tanto no se casen legalmente. De la misma forma, los padres de Jeff se horrorizan al sospechar que la prometida de su adorado hijo habría mantenido una relación sentimental con el amigo de éste. Tanto la madre de Ann como la de Jeff se presentan como una versión ligera y adaptada al tono de la película de las madres hitchcockianas: son invasivas y pretenden seguir manejando las vidas de sus hijos aún cuando éstos sean adultos. El padre de Jeff, por su parte, es una de las pocas figuras paternas fuertes en la obra del director – el único otro caso es el Sr. Anthony de Strangers on a train (Pacto siniestro). Como contrapartida a estos padres severos, los jóvenes de la película se muestran infantiles, incapaces de aclarar los malentendidos o de escuchar las explicaciones del otro (claro que si pudieran hacerlo tendríamos una película muy breve…) y Ann, particularmente, es referida en varias oportunidades por David como una niña.-

Los actos primero y segundo están poblados de personajes secundarios que dan gran vida a la película: el Sr. Deever, la madre de Ann (Esther Dale), el dueño del restaurant al cual va la pareja (William Edmunds), Chuck – el compinche de David en sus aventuras de soltero – (Jack Carson), Gertie y Gloria – las conquistas de Chuck y David – (Betty Compson y Patricia Farr, respectivamente), el taxista contratado por David para seguir a Ann (Murray Alper) y los padres de Jeff (Philip Merivale y Lucile Watson) brillan en sus breves apariciones y por momentos su luz parece superar a la de los protagonistas. En el tercer acto, por el contrario, cuando David, Ann y Jeff se trasladan a un refugio de montaña el ritmo de la película languidece un poco.-

Mr. and Mrs. Smith presenta una estética bastante convencional desde la elección de los planos y en cuanto a la mayor parte de los decorados. Sobresale el pequeño restaurant al que David y Ann vuelven después de varios años para descubrir que no es el lugar romántico que recuerdan sino una fonda de mala muerte ubicada en un vecindario muy distinto de la zona acomodada en la que vive la pareja. Aquí Mr. Hitchcock aprovecha para mostrar el contraste entre la acaudalada pareja (aunque Ann no luzca tan distinguida con su falda demasiado estrecha) y los niños que los miran sorprendidos y con ello se reconcilia, por decirlo de alguna forma, con el género: Mr. Hitchcock comparte con las screwball comedy el hábito de introducir pequeños comentarios sociales en sus películas al forzar la interacción de personajes de distintos estamentos.-

En cuanto a las actuaciones, como decía anteriormente, los responsables de encarnar a los personajes menores se destacan especialmente, animan la historia y la impulsan hacia adelante. La cuestión es un tanto diferente cuando consideramos a los actores principales. Robert Montgomery y Carole Lombard tienen buena química: las escenas en las que aparecen juntos están muy logradas y los espectadores llegamos a creer que tienen el grado de conocimiento y confianza mutua que debe existir entre sus personajes al cabo de tres años de convivencia. Mención aparte merece la última escena, en la cual David decide poner fin a la disputa entendiendo que Ann ya le ha hecho correr lo suficiente y que ahora es tiempo de darle alcance. Ambos la interpretan con sinceridad, de modo tal que sentimos que la película llega a buen puerto y el final no es menos encantador por ser previsible (y es, debo decir, bastante sexy lo cual no siempre es habitual entre dos personajes casados… o casi). Es interesante tener en cuenta, además, que esta fue la penúltima película de Carole Lombard antes de fallecer en un accidente aéreo cuando estaba en la cúspide de su carrera… Mis reparos en cuanto al reparto surgen en torno a Gene Raymond: su personaje no es lo suficientemente atractivo como para antagonizar con el de Montgomery y además ¿qué clase de hombre corteja a la mujer que se suponía estaba casada con su mejor amigo? Y aquí llego a un punto en donde ya no sé si las fallas están en el personaje o en el actor. Tal vez las deficiencias de Jeff son más notorias debido a una actuación plana, o acaso la interpretación fue orientada por las características del
personaje…

El cameo de Mr. Hitchcock en Mr. and Mrs. Smith puede verse en el transcurso del travelling hacia atrás y arriba con que se muestra a David y a Jeff – ahora rivales – saliendo del edificio de Ann. El director atraviesa la toma caminando de izquierda a derecha de la pantalla, luciendo abrigo y sombrero.-

Esta película no fue editada en DVD en Argentina. Les recomiendo una versión importada que fue lanzada a la venta individualmente y también como parte integrante de un box set llamado The signature collection. El conjunto se completa con Foreign correspondent (Enviado especial), Suspicion (Sospecha), Stage fright (Pánico en la escena), Strangers on a train (Pacto siniestro), I confess (Yo confieso, Mi secreto me condena), Dial M for murder (Crimen perfecto, La llamada fatal), The wrong man (Falso culpable, El hombre equivocado) y North by Northwest (Con la muerte en los talones, Intriga internacional). La calidad de la imagen y del sonido es excelente y los subtítulos en español son muy buenos. El DVD además trae un documental sobre la realización de la película, muy interesante pero sin subtítulos en español.-

2 comentarios:

  1. Querida Bet, ¡me falta! Y siempre me ha llamado la atención una screwball comedy en la filmografía de Hitchcock. Lo que sí es cierto es que esas piezas extrañas de los directores, las suelo apreciar bastante. Das varias pistas en tu texto de que la propuesta me va a parecer muy interesante pero además la presencia de Carole Lombard, una actriz que me gusta mucho, siempre me ha hecho saber que la veré.

    ... Después de leerte, no voy a tener más remedio que ya no retrasar más esta película pendiente. Espero hacerme pronto con ella.

    Besos
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta película y "Valses de Viena" deben ser las dos más raras de toda la obra de Hitchcock (a mí me falta la segunda), y es realmente una peli muy interesante. Primero, por su rareza, pero además porque como comedia está llena de ideas muy efectivas que no voy a revelar para no arruinarte la sorpresa (con el tiempo me he puesto más discreta, jaja).-
      Espero que pronto la consigas, estoy segura de que vas a disfrutarla mucho. Un beso grande, Bet.-

      Eliminar