domingo, 20 de marzo de 2016

Frenzy (Frenesí) - 1972


Argumento: Richard Blaney (Jon Finch) es señalado como principal sospechoso de los crímenes en serie que comete su amigo Bob Rusk (Barry Foster) cuando su ex esposa, Brenda (Barbara Leigh-Hunt) se convierte en la víctima más reciente. Luego de que Bob siembra pruebas en su contra, Richard es detenido por el Inspector Oxford (Alec McCowen), pero logra escapar e intentará vengarse del verdadero culpable.-
Frenzy significó el retorno de Mr. Hitchcock a su Londres natal pero también a su tema preferido, el del “hombre equivocado” y en mi opinión es la última película del director en cuanto cierra el círculo que Mr. Hitchcock comenzó a trazar con The lodger (El enemigo de las rubias). En este sentido Family plot (Trama macabra) sería un colofón, pero el verdadero final está en Frenzy. Mientras la veía de nuevo para escribir esta entrada me entretuve encontrando muchísimas referencias a películas anteriores que nunca antes había notado y que me reforzaron esta idea.-


Visualmente, la película no tiene mayores innovaciones pero sí aporta algunos momentos atrapantes tales como la secuencia de apertura en la que Mr. Hitchcock nos muestra el río Támesis “a vuelo de pájaro” transformando a los espectadores en sus criaturas de caos por excelencia. La música, a cargo de Ron Goodwin, es pomposa y termina convirtiéndose en un comentario irónico sobre el orden y dignidad británicos cuando súbitamente aparece el cuerpo desnudo de una mujer estrangulada flotando en las aguas contaminadas del río. Seguramente, la escena que más habrá impactado al público en 1972 es la de la violación y asesinato de Brenda, filmada en un modo bastante explícito y recurriendo a la técnica de planos cerrados y rápidos que Mr. Hitchcock solía utilizar para los combates cuerpo a cuerpo; sin embargo tal vez no haya envejecido muy bien y debo decir que no me resulta muy efectiva. Mucho más impactante me parece, en cambio (aunque lo es más desde el sonido que desde la imagen) ese primerísimo primer plano de Babs (Anna Massey) - la novia de Richard - que, después de un instante de silencio desolador, revela que Bob está detrás de ella listo para atacar. Finalmente, la muerte de Babs es sugerida por una de las tomas más tristes que puedo recordar: habiendo mostrado con todo detalle el ataque a Brenda, Mr. Hitchcock nos evita este segundo crimen mediante un travelling hacia atrás que nos lleva escaleras abajo desde el apartamento de Bob hasta la calle, primero en silencio y luego incorporando lentamente los ruidos y movimientos de Covent Garden: impasible ante la desgracia de Babs, el mundo sigue funcionando… De hecho, existe otra escena en la cual Mr. Hitchcock llama nuestra atención sobre la ligereza con la que tomamos los temas criminales: mientras Richard gasta su última libra en copas de brandy dos caballeros discuten los detalles del caso y bromean con la camarera sobre violaciones y asesinatos.-
Uno de los detalles más interesantes de Frenzy es la simbología utilizada por el director, que conecta a las víctimas con la comida y a los victimarios con voraces comensales: antes de violar y matar a Brenda, Bob comenta que le gustan las flores y las frutas e inmediatamente Mr. Hitchcock nos muestra a la víctima sentada junto a un ramo y vestida del mismo verde de la manzana que está comiendo y que su agresor termina luego del crimen. Antes, Richard había “estrangulado” un racimo de uvas igualmente verdes (más adelante me referiré a las conexiones entre Richard y Bob) y más tarde el Inspector Oxford casi apuñala los platos repulsivos que prepara su esposa (Vivien Merchant). Y en una escena Bob y un colega se refieren al negocio de la cosecha y venta de papas como “veneno” y hablan de enterrar y desenterrar esos vegetales justo antes de que Babs termine “enterrada” en una bolsa de papas.-


Mr. Hitchcock aprovecha esta historia oscura para ahondar en el punto de vista pesimista sobre el amor que venía desarrollando en sus últimas películas: Brenda dirige una agencia matrimonial con la asistencia de una secretaria solterona y avinagrada, agencia que abrió después de su propio divorcio y de la cual sale una pareja con un futuro poco promisorio; Bob no logra conseguir una pareja que se ajuste a sus “peculiaridades”; y la esposa del Inspector Oxford le reclama que después de ocho años de matrimonio la pasión se ha extinguido.-
El problema de Frenzy, que empaña el resultado final, es que Mr. Hitchcock pone mucho esfuerzo en trazar un paralelismo entre Richard y Bob mostrando que Richard bien podría ser el “asesino de la corbata” y que en definitiva algo de la personalidad enferma de Bob reside también en él. Luego de que la primera víctima aparece flotando en el Támesis Richard se anuda una corbata similar a la utilizada en aquél crimen; más tarde Brenda hace mención a su temperamento violento y siempre parece listo para destruir cosas con sus manos, hasta el mismísimo final. Ahora bien, para cuando descubrimos que Bob es el culpable, Richard ya nos cae demasiado antipático como para interesarnos por él y el trabajo de Jon Finch no ayuda demasiado.-


Mencioné anteriormente que Frenzy está llena de referencias a películas anteriores de Mr. Hitchcock, tanto estéticas como argumentales. Desde The lodger (El enemigo de las rubias) nos llega la presencia de un asesino serial y los cuadros de mujeres que adornan la habitación de Bob (¡una de las cuales tiene el rostro azul!); de Young and innocent (Inocencia y juventud) recupera la aparición de un cuerpo flotando y con una prenda de vestir alrededor del cuello, la cuenta minuciosa del dinero que le queda al falso culpable y la escena en el albergue; de Shadow of a doubt (La sombra de una duda) reaparece el asesino serial que siente que está restableciendo el orden y la justicia en el mundo (el tío Charlie mataba a mujeres que él veía como seres inútiles y “el tío Bob”, como se llama a sí mismo, tiene bastantes comentarios para hacer sobre Brenda y su mezquindad) y el juego de espejos con el protagonista (tanto la joven Charlie como Richard albergan la semilla del mal que corrompe al asesino); de Strangers on a train (Pacto siniestro) vuelve el asesino del apetito voraz y obsesión por sus manos (Bob usa sus manos permanentemente para abrir y cerrar cajones, elegir frutas y estrangular mujeres) con una madre posiblemente desequilibrada y un pequeño objeto incriminador (allí era un encendedor, aquí un prendedor); desde Dial M for murder (La llamada fatal) llegan ecos del inspector de policía diligente y dispuesto a seguir trabajando en un caso aparentemente cerrado y el juicio acelerado de un falso culpable; y de… bueno, la mayoría de las películas de Mr. Hitchcock, la historia del falso culpable con un gran reflejo de The wrong man (El hombre equivocado) en los detalles de la celda minúscula de Richard (en un brillante plano cenital el director nos muestra que con sólo estirar los brazos el protagonista cubre el ancho del calabozo).-


El elenco de la película presenta un problema: los antagonistas son más agradables que los protagonistas. Jon Finch, Anna Massey y Barbara Leigh-Hunt - pero especialmente Finch - no me resultan tan efectivos como Barry Foster (la escena del ataque a Brenda es brillante, hay tantos matices en su interpretación desde una gran vulnerabilidad hasta la brutalidad más repulsiva) y sobre todo Alec McCowen y Vivien Merchant: aunque se pasen parte de su intervención fundando el caso en contra del hombre equivocado, tienen las mejores escenas a su cargo y las interpretan deliciosamente. La única que se supone que sea desagradable y lo es, pero por los motivos equivocados, es Billie Whitelaw quien interpreta a la esposa renuente de un amigo de Richard (un correcto Clive Swift) que intenta ayudarlo a salir del país. Ahora bien, Whitelaw dice sus parlamentos en una forma exageradamente teatral y lleva a que las escenas que transcurren en su apartamento se arrastren, demorando el ritmo de la película.-
El cameo de Mr. Hitchcock puede verse en la primera escena de la película, está mezclado entre los curiosos que ven aparecer el cuerpo de la primera víctima.-
Frenzy fue editada en DVD en Argentina como parte de la “Colección Hitchcock” con excelente calidad de imagen y sonido y buenos subtítulos en español. Los extras incluyen un documental subtitulado con entrevistas al guionista y a los principales miembros del reparto y el avance original de la película.-

4 comentarios:

  1. Ole, ole y más ole a tu cuarto párrafo y el apasionante análisis de esta simbología: "conecta a las víctimas con la comida y a los victimarios con voraces comensales", ¡me encanta! Y habla ya de un futuro apasionante. Y con este simbolismo, creo que no olvidaré la escena del camión de patatas, el cadáver desnudo de la dama y el asesino intentando llevarse una pista clave... ufff.

    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, querida Hildy! La verdad es que me encontré con una película mucho más "disfrutable" de lo que recordaba y me resultó divertido encontrar esas referencias con pelis anteriores (dejé algunas fuera como el hecho de que Richard, como Norman Bates, fracasó en su emprendimiento hotelero porque desviaron la carretera principal).-
      Sabiendo lo que viene a continuación, ese diálogo sobre las papas me pareció muy significativo y de hecho es que el que le sirve a Bob para saber que esa noche saldría un camión. Uno termina teniéndole lástima ¿no?
      Te mando un beso grande, Bet.-

      Eliminar
  2. ¡Hola, Bet! ¿Vio este documental sobre Hitchcock / Truffaut?:

    http://miradetodo.net/hitchcock-truffaut-2015-hd-720p/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, estimado Franklin! He leído sobre este documental pero todavía no pude verlo, soy muy tonta para buscar videos en internet, no salgo de Youtube. Intentaré ingresar en ese sitio.-
      Saludos cordiales, Bet.-

      Eliminar