miércoles, 9 de marzo de 2016

Topaz (1969)


Argumento: el agente de inteligencia francés André Devereaux (Frederick Stafford) trabaja en colaboración con su par estadounidense Michael Nordstrom (John Forsythe) para develar un acuerdo secreto de cooperación nuclear entre Cuba y Rusia. Cuando André es llamado por su propio gobierno para que informe sobre su descubrimiento, antes de cumplir con ello debe desenmascarar al líder de una red de espionaje conocida como “Topaz” para asegurarse de que los soviéticos no frustren los planes defensivos de los estadounidenses y sus aliados.-
Después de los fracasos comerciales de Marnie (Marnie, la ladrona) y Torn curtain (Cortina rasgada) Mr. Hitchcock se embarcó en la realización de la adaptación de un best seller de Leon Uris que terminó por representar el fondo del pozo para el director: resultado de un proceso de producción accidentado, Topaz fue recibida con indiferencia - cuando no hostilidad - por el público y por la crítica. Sin embargo, cuando uno se detiene en su análisis se encuentra con una película imperfecta, sobre todo en cuanto a su estructura y desarrollo del guión, pero llena de momentos de “cine puro” y conducida sin dudas por un director que conocía su oficio a la perfección.-


Uno de los problemas de Topaz, entonces, se relaciona con su estructura.  Claramente la película está basada en la sucesión de episodios que el director ya había utilizado con éxito en Thirty-nine steps (Treinta y nueve escalones), Saboteur (Saboteador) y North by northwest (Intriga internacional, Con la muerte en los talones). El primero de ellos tiene por protagonistas a Boris Kusenov (Per-Axel Arosenius), un desertor ruso ex cabecilla de la KGB y a su esposa (Sonja Kolthoff) e hija (Tina Hedstrom). El segundo cubre la misión de André en Nueva York, en donde recurre a la colaboración del florista Phillippe Dubois (Roscoe Lee Browne) para fotografiar documentos secretos que se encuentran en poder de Rico Parra (John Vernon), un encumbrado líder cubano que es traicionado por su secretario Luis Uribe (Don Randolph). Luego de ello, André se traslada a Cuba para ahondar en su investigación con ayuda de Juanita de Córdoba (Karin Dor), la viuda de un líder de la revolución cubana que es a la vez amante de André y de Rico Parra y encabeza un movimiento de resistencia. Para el cuarto episodio, André viaja a París por orden de su gobierno y allí se reúne con su esposa Nicole (Dany Robin), su hija Michelle (Claude Jade) y su yerno François Picard (Michel Subor), no sin antes haber descubierto por boca de Kusenov que el segundo en importancia en “Topaz” es Henri Jarré (Philippe Noiret), un economista de la OTAN. Luego de la muerte de Jarré, André descubre que el líder de “Topaz” es su antiguo amigo (y actual amante de Nicole) Jacques Granville (Michel Piccoli). Cuando Nordstrom revela a los miembros del gobierno francés la verdadera identidad de Granville, éste se suicida en su apartamento. Así de compleja es la trama de Topaz y el mayor sinsabor durante el visionado es que la transición entre los distintos episodios no siempre es fluida o lo suficientemente clara. El documental que trae el DVD explica que una de las objeciones a la película durante el preestreno fue su larga duración. Entonces Mr. Hitchcock se sintió obligado a eliminar escenas completas y a reducir la duración que las restantes con lo cual estoy segura que muchas de estas transiciones quedaron fuera del montaje final. Además, una de las escenas eliminadas explicaba la relación previa que existía entre André, Jacques y Nicole: los tres habían sido amigos durante la resistencia francesa a la ocupación nazi y ambos hombres habían estado enamorados de Nicole. Finalmente ella se casó con André pero evidentemente siguió involucrada con Jacques. Toda esta historia, que brinda profundidad a los personajes y explica la desazón que tanto André como Nicole sienten cuando descubren que Jacques es el traidor (en el caso de André la traición es doble porque comprende, además, que su esposa y su amigo son amantes) no llegó a la versión comercial de la película y sin dudas Topaz sufre mucho por ello.-
Otro de los problemas relacionados con el guión es la búsqueda de un final que complaciera al público, detallada por M. Truffaut y otras fuentes. El final originalmente previsto por Mr. Hitchcock incluía un duelo entre André y Jacques y fue encontrado ridículo por el público (confieso que tal vez yo hubiera compartido esta opinión). El segundo final intentado dejaba a Jacques en libertad, tomando un avión a Rusia, lo cual parecía inaceptable. Finalmente, Mr. Hitchcock recurrió a la desesperada opción de terminar su película con el suicidio de Jacques pero, sin tiempo para seguir filmando, debió contentarse con una milésima de segundo de una toma de Philippe Noiret entrando en el apartamento de Jacques (solo se ve su brazo derecho) y luego con congelar la imagen en la puerta cerrada e insertar el sonido de un disparo. Existe una versión de Topaz que culmina con la segunda alternativa, además de incluir escenas descartadas en la edición final; pude verla una vez por televisión y me pareció mucho más efectiva que la versión que se consigue en DVD. El desencanto de ese final en el cual Jacques se sale con la suya coincide con el tono de tristeza general de la película, que sostiene una mirada bastante contundente del director en cuanto a la gran cantidad de desgracias que ocasionan estas tramas de espionaje en las personas involucradas  (en Topaz Mr. Hitchcock se explaya sobre reflexiones de las que había carecido su película anterior, Torn curtain).-
Por encima de estos problemas, Topaz está bellamente filmada. Si bien los decorados del segmento neoyorquino y la combinación de imágenes de archivo con otras filmadas especialmente durante el episodio cubano no luce demasiado bien, el resto de la película tiene un aire de autenticidad y una calidad visual notables. Además, el uso dramático del color es extraordinario: el título de la película remite al topacio, piedra preciosa amarilla, entonces este color se repite en los decorados y vestuarios recordándonos que la influencia de los conspiradores está presente en todos los ámbitos, aún los domésticos. De la misma forma, también el color rojo - identificado con el comunismo y con el peligro que amenaza a los personajes - se repite. Finalmente, Mr. Hitchcock vincula a ambas mujeres unidas sentimentalmente a André, Nicole y Juanita, con el color violeta que cada una luce en sus saltos de cama cuando se despiden del protagonista.-


Topaz abunda en imágenes de gran impacto. Prácticamente cada episodio tiene sus puntos fuertes, sobre todo el segmento cubano con la escena en la cual los colaboradores de Juanita (Anna Navarro y Lewis Charles), vencidos por la tortura y emulando a La Pietá, terminan por delatarla, y aquella toma cenital (¡inolvidable y brillante!) de Rico Parra quitando la vida a Juanita en la cual su salto de cama se convierte en un símbolo sangriento (no me alcanzan las palabras para expresar cuánto me gusta esa toma; de hecho durante años ella fue lo único que me llevaba a ver esta película que luego aprendí a apreciar). En otros momentos, Mr. Hitchcock opta por limitar el diálogo al mínimo para compensarnos por la gran cantidad de parlamentos que requiere esta película, tales como la secuencia de la huída de la familia Kuzenov y dos escenas que tienen por protagonista a Dubois: una en la cual André le da instrucciones para obtener los documentos secretos y la otra en la cual aquél las lleva a cabo. En ambos casos, el director comprime el tiempo al mostrar en pocos segundos situaciones que hubieran debido insumir varios minutos. Por otro lado, en algunas escenas juega con el efecto contrario: nos deja esperando que algo suceda, generando una tensión casi insoportable, como hace en el final de aquella escena en la que los colaboradores de Juanita son detenidos y Mr. Hitchcock demora en mostrar la resolución de la situación.-
Además, la banda de sonido creada por Maurice Jarré es adecuada y está bien utilizada, lo cual representa una mejoría después del trabajo imperfecto de John Addison en Torn curtain.-


Mencioné varias veces en este blog que Mr. Hitchcock no solo era considerado el maestro del suspense sino también del romance y Topaz no es la excepción. Hay muchas parejas en esta película (varias de las cuales involucran a las mismas personas) y me resultó interesante notar que el director parece acusar la superficialidad de la mayoría de ellas. Sólo André y Juanita tienen un vínculo profundo y casi desesperado, cimentado sin dudas en el peligro que corren juntos. En cuanto a André y Nicole, su relación está totalmente diluida pero es posible que en algún momento también haya sido profunda y un ligero resabio de ello puede verse en la escena en la que ambos asisten a François con su herida tras el asesinato de Jarré: resulta evidente que no es la primera vez que se encuentran en una situación así y me agrada mucho la coordinación que logran los actores y que cuenta la historia del pasado conjunto de ambos personajes.-
En cuanto al elenco de la película, en su momento generó algún rechazo el hecho de que estuviera mayormente integrado por actores extranjeros carentes del estatus de estrella. Sin embargo, todos están bastante bien en sus papeles. Me gusta sobre todo la gran cantidad de matices que logran Frederick Stafford y John Vernon quienes interpretan, cada uno con su estilo, a dos hombres “duros” profundamente conmovidos por la belleza de la misma mujer. Hablando particularmente de Stafford, me mata en especial la escena en la cual André vuelve de Cuba y se encuentra con que Nicole lo dejó: al servir un trago a Nordstrom ¡viene de la cocina con la cubetera en la mano! El desamparo que este detalle pone en evidencia es enorme: si Nicole estuviera en casa, esa cubetera nunca hubiera salido de la cocina.-


El cameo de Mr. Hitchcock puede verse en un punto bastante avanzado de la película, casi a treinta minutos del comienzo. En la escena en la que André y Nicole se encuentran con Michelle y François en el aeropuerto de Nueva York, el director es llevado por una enfermera en silla de ruedas.-
Topaz fue editada en DVD en Argentina como parte de la “Colección Hitchcock” que he elogiado en otras entradas. El disco incluye los finales alternativos y un interesante documental sobre la realización y la importancia de esta película dentro de la obra de Mr. Hitchcock. Hasta donde pude averiguar la versión alternativa emitida por televisión no se encuentra disponible en DVD pero si alguien la encuentra, le agradecería que me pase el dato...

4 comentarios:

  1. ¿Te acuerdas que vi hace poco las últimas películas de Hitchcock y que tenía curiosidad por saber qué opinabas de Topaz? Y ya hablamos de varias escenas. Encatada. por eso, leo tu análisis detenido sobre una película que me sorprendió gratamente y que efectivamente tiene momentos de una fuerza cinematográfica brutal... y los comentas todos.

    Pero ahora te vas a ir. Me corroe una preocupación... ¿cuando termines de comentar las últimas películas de Hitchcock? ¿Vas a abandonarnos? Noooo. ¿Abrirás un blog con las películas de Gene Kelly o sobre musicales o de cine y derecho? Por favor... ¡no dejes de escribir sobre cine!

    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, volví a leer tu texto antes de escribir el mío y comprobé que seguimos coincidiendo, jeje.-
      ¡No me voy, queridísima Hildy! Ya estoy preparando el próximo blog, esto de escribir sobre cine se me ha metido en el corazón y no quiero dejarlo, aunque no sé si voy a tener tanto para decir sobre otros temas. Me han encantado tus sugerencias (eso sí, un blog sobre Gene Kelly sería imposible de leer, tanta admiración daría asco, jaja), también se me había ocurrido un blog sobre cine y cocina: cada texto vendría acompañado de un receta relacionada con la película. Seguro que ya existe algo así pero aún así sería interesante, ¿no?
      Te mando un beso enorme, Bet.-

      Eliminar
  2. Me parece una idea suculenta. Siempre he pensado que cine y cocina es una preciosa unión y que alrededor de la comida se han filmado hermosas secuencias. Además es un blog que nunca se cerraría...

    Beso
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan las películas sobre cocina, la última que vi y me encantó es "Un viaje de diez metros" con Helen Mirren, ¿la viste? Pero en realidad la idea se me ocurrió porque vi en facebook la receta de los bombones que Salieri convida a Constanze Mozart en "Amadeus" y recordé inmediatamente esa escena.-
      Beso, ¡buen fin de semana! Bet.-

      Eliminar